Así_comienzan_los_bochinches_(1).jpeg

Ernesto Asch

IMG_0083.jpeg

"Su obra se caracteriza, principalmente, por una fuerte y contundente visión expresionista de la figura humana, imbuida en contextos abstractos de gran potencia cromática"

Reinier Rodríguez Ferguson

Quimeras, seducciones y otros desenfrenos

El expresionismo encuentra su fundamento en Europa a finales del siglo XIX, cuando las investigaciones sobre la condición psicológica del humano se colocan como centro de amplios debates científicos, filosóficos y estéticos. Ernesto Asch se inscribe como un heredero frenético de esa tradición. Pero también del Caribe centroamericano que desde Costa Rica, le obsequia la iridiscente paleta del trópico y el trasfondo cultural de personajes que desde su subconsciente claman por materializarse en lienzo o en papel.

Su obra se caracteriza por una fuerte y contundente visión expresionista de la figura humana, imbuida en contextos abstractos de gran potencia cromática.  Su lenguaje visual, encuentra en los elementos disociados del rostro, en especial el ojo y la boca, el objeto desde el cual proyecta estados emocionales que van desde la tranquilidad hasta la perturbación, utilizando una estética caótica para comunicar su mensaje.  Apasionado por los contrastes, ha experimentado tanto el impacto de la tonalidad pura sobre fondos negros, como de manera inversa, el uso del negro como instrumento unificador sobre fondos claros.

Obras en Exhibición